Asesinados

Llevábamos detenidos en la vía cerca de diez minutos. Pero en hora punta suele ser normal. El pasaje ya había comenzado a realizar esa curiosa rutina de nado sincronizado: mirando el reloj mientras mueven la pierna sentada. Eran las siete y cuarenta y cinco de esta misma mañana. En un silencio de “paso de ángel”, el maquinista activó la megafonía interna y reportó con una neutralidad suiza, el sucinto mensaje: Todo el servicio de trenes de cercanías se encuentra detenido, motivado a un atentado terrorista en la estación de Atocha. Disculpen las molestias. Esta vez, el léxico del maquinista fue contundente. No dejó la duda que dejan los tecnicismos. Fue claro como para dejar el tren en silencio, disculpando en la incertidumbre, las molestias de la muerte.

En la cara opuesta a la ruta de mi tren, en la estación-colmena de Atocha, la más transitada de toda la red, y en otras tres de la zona sur-este de Madrid, el terrorismo había hecho estallar las vidas de adormilados hombres, mujeres e infantes, que se dirigían a sus trabajos en obras de construcción, almacenes por departamentos y pupitres de metacrilato.

Mientras escribo esta nota, para drenar la consternación, los muertos ya alcanzan los ciento setenta y tres, y setecientos once los heridos. Atentar en un tren, es como hacerlo en varios aviones. Un convoy como los atacados, abarrotado en hora punta, puede llevar cerca de mil cuatrocientas personas. La vileza quería asegurarse, y colocó una bomba por vagón.

Terrorismo es una palabra que muestra la contundencia de su significado, cuanto más cerca nos grita al oído. Lo de hoy en Madrid, ha sido un estruendo, al menos para mi. Porque aunque no me gusten las grandes ciudades, ni la amargada premura de la metrópili, tampoco soporto verlas sufrir, ni sangrar, ni peregrinar con sus (nuestros) muertos y heridos, por las pantallas de la televisión.

Ánimo Madridz.

0 pensamientos en “Asesinados

  1. Un día triste y absurdo.
    En realidad pasaba para asegurarme, que sí, que el amigo ocatrapse salió bien librado de todo este sin sentido.
    Y algunos hablan de la evolución del hombre.

  2. Ciertamente el terror, dolor,consternación que reflejaban las victimas del atentado, muchos giraban sus rostros, como buscando tras de sí, el alma….tal vez, la de otros o la suya propia.

    11 de Abril

    11 de Septiembre

    11 de Marzo

    Once….Que fecha¡¡¡¡

    Acompaño a la gente de esa ciudad en su dolor.

  3. Estoy en el mismo estado de incredulidad y estupor que cuando derribaron las torres gemelas de WTC.
    No sé qué decir, salvo que siento dolor, rabia e indignación por los niveles de animalidad que son capaces de exhibir algunos especímenes pseudo-humanos.
    Y que no vengan con el absurdo de que la lucha es política ¿ a ver, qué es lo que reclaman los etarras? ¿quieren ser “independientes”? de qué? pregunto yo. Acaso han descubierto en su minúsculo espacio físico alguna veta de minerales escasísimos, codiciados, valiosos, que en su avaricia quieren explotar deliciosamente solos y aislados? Y en el supuesto negado de que así fuera, ¿ son tan escasos de mente que no pueden pensar en otra cosa que matar gente para lograr.. QUÉ C…ÑO?
    Perdón, pero mi frágil equilibrio emocional se terminó de desbaratar con esto.
    Que Dios nos coja confesados, porque si a ver vamos, animales de esa calaña están esparcidos por todas partes… aquí tenemos unos miles ya instalados.

    Un abrazo a Madrid, a España toda, a todos los que hoy lamentan la pérdida de un ser querido.

    Egoistamente contenta de saber que mi querido Oca está bien, a Dios gracias.
    Un abrazo,
    Palas

  4. Un sobresalto inquietante a las 3 y media de la mañana de ayer, una incomodidad al dormir, esas cosas premonitorias que no te dejan lugar a la lógica, un sueño, más bien una especie de pesadilla con mi amigo, mi hermano Magallo…un presentimiento como nunca antes había sucedido en mi vida…

    Un adormitarse…un levantarse a las 7 y ver las noticias horrorosas, aun entre dormido y despierto, un no sé qué es lo que pasa…

    Una información, dos venezolanos muertos….

    Un gran susto, una oración… hoy una alegría, Oca, por ti, por N, por la unfaced, por Rox… un sentimiento dicotómico porque eran venezolanos, y además, rumanos, polacos, españoles, gente trabajadora….un sinsabor amargo… una cierta falta de seguridad globalizada… un ¿qué es lo que sigue? ¿quiénes, cuántos, hasta cuándo?

    Siempre lo he dicho… la locura del hombre por querer ser Dios…

    A mi, explíquenmelo pues no quiero aún entenderlo…el irraciocinio, el fundamentalismo, el alzar banderas que aunque parezca razonable no puedes compartir… ¿y ahora?

    Ahora, doy gracias a Dios por ustedes, mis hermanos, que siempre haya una protección divina, pero sobretodo que haya una justicia más allá de la humana…

    No sé, no sé…no sé cómo expresarlo

    Los quiero mucho, mucho…

    Un abrazo solidario, y a quien puedas, hazle llegar mi sentir…

    Ánimo, Tierra