…y los anónimos tampoco

Unix is basically a simple operating system, but you have to be a genius to understand the simplicity.
Dennis Ritchie, un genio.

He de confesar que, de pie ante un Miró, soy incapaz de captar belleza alguna. Lo mismo puede que le pase a algunos lectores con el tema de esta nota. Creo que cada rama del saber tiene algo parecido, esa belleza que requiere de cierta formación para descubrirla. Eso dicen los matemáticos y los físicos y… si bien cueste entenderlo, los abanderados del arte contemporáneo. Aunque usted no lo crea, también pasa en la informática, sin embargo – hay que admitirlo – muy rara vez, con formación o sin ella.

A la altura de las cuatro de la tarde, el Profesor, un extraño caso de fusión idiomática entre colombiano y mejicano dicertaba sobre algunos detalles del Sistema Operativo Unix cuando soltó un comentario, casi de pasada, que me sorprendió: “En Unix, todo es un archivo”

Hasta ese día no había reconocido a la informática como una disciplina donde la bellaza tuviera cabida, sólo la diversión. Me parecía casi como una profesión artesanal, solitaria, en la que se actuaba muy rápido y se meditaba muy poco y que aún no contaba con científicos que desarrollaran esos aspectos que terminarían por convertirla en una ingeniería. Pero al ver cómo estaba construido Unix surgió en mi un converso del diseño inteligente.

Cuando pregunté al profesor en qué lenguaje podía programar para ese sistema operativo, me dijo, en C, el mismo sobre el cuál está construído. Ante mi asombro pregunté: ¿Y qué fue primero, el huevo o la gallina? La gallina, me respondió.

Como no había internet, fue a través de libros y preguntando a otros ( y por una buena costumbre de algunos libros de antaño, esa de incluir reseñas históricas de los temas tratados) como descubrí quién estaba detrás de todos aquellos inventos, cómo habían llegado a sus conclusiones e implementado sus ideas. Así descubrí que uno de los autores del núcleo de Unix era también el del libro de Lenguaje C que me había comprado para aprenderlo por mi cuenta y, curiosidad, el creador mismo del lenguaje.

Hoy en día, los sistemas operativos que mueven el mundo, de verdad, implementan la Filosofía Unix, son sus derivados. Filosofía que está presente en un Mac, un iPhone, en los centros de datos de las grandes empresas, en los buscadores de internet, etc. Esta manera de aproximarse a la contrucción de Sistemas Operativos afirma que toda pieza de software compleja debe ser simple, general y extensible. Esta aspiración tiene su referencia en Unix y C.

Dennis Ritchie, uno de los hombre detrás de todo esto (junto a Ken Thompson co-creador de Unix y el Lenguaje B) murió el pasado ocho de octubre. Fue uno de esos creadores anónimos que aportaron belleza a la Ingeniería Informática y que aplicaban una aproximación escasa por esto días: Si las cosas no van como me gustaría, me las agencio para que vayan como yo quiero… como si eso incluye hacerme un Sistema Operativo y un lenguaje para programarlo.