¿Por qué no hay un diccionario de españolismos?

Mira que no me disgusta para nada la existencia de la Real Academia Española (de la Lengua). Me resulta lógica y necesaria. Me gusta su rigor y además, veo plausible el esfuerzo que realiza por abarcar los distintos matices del castellano a lo largo de todos los países que tienen lengua en común. Iniciativas como el Diccionario Panahispánico de dudas lo reflejan. Lo que a veces no me resulta tan cómodo es que La Academia asuma el Castellano como patrimonio exclusivo de España y tienda a obviar que éste – si bien heredado – también forma parte del patrimonio cultural de los otros cuatrocientos millones de personas que lo hablamos.

Uno de los flecos que apalancan esa actitud, es el trato aparte que reciben los americanismos, como si fuesen desviaciones de un hipotético castellano estándar. Es como pensar que los españolismos no existieran o que, en todo caso, fuesen la norma.

Casi todas las Academias de la Lengua Española de los países latinoamericanos publican regularmente diccionarios con el aporte que los habitantes de distintos entornos culturales han realizado al idioma, y lo engloban dentro de esos “ismos” que hacen referencia a particularidades del Español, en sus países o regiones. Sin embargo, La Real Academia incluye en el Diccionario como voces del español general, muchas que sólo se conocen en España: autocar, autostop, competición, mechero, iceberg, hucha, piso, arcén, molar curro, etc.

Con lo que me encanta el español de España, un diccionario de españolismos sería para mí, además de interesante, útil. Hablar con la gente, ver la tele o leer los periódicos, no es suficiente para aprender a entender lo que otros me quieren decir y decirles con sus propias palabras lo que siento o pienso. Además, para los españoles, contar con una obra así podría llegar a representar una experiencia de reafirmación de unos de los valores que les hace iguales, en medio de su atractiva diversidad: El Español.

Que amanecí reivindicativo hoy.

4 pensamientos en “¿Por qué no hay un diccionario de españolismos?

  1. Salute! Reivindicador de los derechos de los nietos de la lengua madre!

    Yo creo que el diccionario de “españolismos” debe ser una iniciativa del resto de los paises hispanohablantes. Digo, porque ¿cómo saben los españoles que las expresiones que usan son de ELLOS y no del resto del mundo? Autoevaluarse es muy difícil! y más aún cuando no se tiene conciencia de que uno NO es el ombligo del mundo.

    Hoy amanecí simplista, qué querés que te diga!

    Un abrazo con sabor medi-caribe: Sazonador a base de aguas del Mediterráneo y del Caribe, respectivamente.

    Palas Atenea

  2. Hola Querida Palas.

    No seríamos capaces, creo. Porque a nosotros nos pasa igual. Pasa algo parecido a lo que sucede con los sabores. ¿Cómo sabes tu que el mango sabe a mango? Sólo puedes saber si una palabra es de uso exclusivo de una región, extrañándote de ella y a esa experiencia sólo están expuestos, además de los inmigrantes, los doctos que son los que redactan los diccionarios. Tal vez en la nota no dejo ver claramente, que me refiero a ellos, a los académicos.

    La gente de a pie, de la calle, no le para mucho… de hecho, saben muchas palabras latinoamericas, por las telenovelas y por la propia inmigración, y al menos las conocen, y saben de que va, cuando uno le suelta una de esas que ni siquiera aparecen en el diccionario.

    Besitos.

  3. Hola, es muy interesante la propuesta de un diccionario de Españolismos. Los hay de argentinismos, mexicanismos, y todos los demás ismos.

    Hace tiempo que tengo una duda sobre el uso del “habéis”. Tengo entendido que sólo se usa en España, y que desciende de la llamada Lengua Romance.

    Pero tal vez estoy errada. ¿El “habéis” sólo se usa en España? Si es así, entonces… ¿Debe condiderarse como un españolismo?

    Les estaré muy agradecida si pudieran aclararme ésa duda.

    Cordiales saludos

  4. Hola Kristell, gracias por pasarte por aquí.

    Pues no entiendo bien tu pregunta. “Habéis” es sólo el verbo haber conjugado en presente indicativo de la tercera persona del plural, como decían en el colegio.

    ¿De uso exclusivo de España? pues creo que no. Con otros verbos que utilizan ese tiempo, he escuchado a mi abuela regañarme y de española no tiene nada 😉

    Un saludo
    Ocatrapse.

Los comentarios están cerrados.

¿Por qué no hay un diccionario de españolismos?

Mira que no me disgusta para nada la existencia de la Real Academia Española (de la Lengua). Me resulta lógica y necesaria. Me gusta su rigor y además, veo plausible el esfuerzo que realiza por abarcar los distintos matices del castellano a lo largo de todos los países que tienen lengua en común. Iniciativas como el Diccionario Panahispánico de dudas lo reflejan. Lo que a veces no me resulta tan cómodo es que La Academia asuma el Castellano como patrimonio exclusivo de España y tienda a obviar que éste – si bien heredado – también forma parte del patrimonio cultural de los otros cuatrocientos millones de personas que lo hablamos.

Uno de los flecos que apalancan esa actitud, es el trato aparte que reciben los americanismos, como si fuesen desviaciones de un hipotético castellano estándar. Es como pensar que los españolismos no existieran o que, en todo caso, fuesen la norma.

Casi todas las Academias de la Lengua Española de los países latinoamericanos publican regularmente diccionarios con el aporte que los habitantes de distintos entornos culturales han realizado al idioma, y lo engloban dentro de esos “ismos” que hacen referencia a particularidades del Español, en sus países o regiones. Sin embargo, La Real Academia incluye en el Diccionario como voces del español general, muchas que sólo se conocen en España: autocar, autostop, competición, mechero, iceberg, hucha, piso, arcén, molar curro, etc.

Con lo que me encanta el español de España, un diccionario de españolismos sería para mí, además de interesante, útil. Hablar con la gente, ver la tele o leer los periódicos, no es suficiente para aprender a entender lo que otros me quieren decir y decirles con sus propias palabras lo que siento o pienso. Además, para los españoles, contar con una obra así podría llegar a representar una experiencia de reafirmación de unos de los tantos valores que, en medio de tanta diversidad, les une: El Español.

Que amanecí reivindicativo hoy.