Haz tu Vida.

“Un trabajo seguro es lo primero para volver a hacer tu vida.” Así comienza un aviso publicitario a página completa en letras amarillas sobre fondo rojo con el que me he topado hoy en un periódico de alta circulación. A la derecha de la frase, aparece un closeup de Patricia, una chica de sonrisa plena, nariz refrigerante, ojos amazónicos y labios congoleños. Vamos, de la que todo el mundo estaría de acuerdo en afirmar que es de origen caribe.

El aviso continúa: Patricia tiene a sus padres lejos y quiere hacer una vida aquí. Por eso, trabaja en McDonald’s, donde tienen un contrato fijo y además ha encontrado buenos amigos. Ven a trabajar en McDonald’s y haz tu vida como quieras.

En el mismo periódico, en otras de sus páginas, extraigo la siguiente cita: La Agencia europea de Control de Fronteras, instalará en Canarias un centro de coordinación de todos los medios, expertos y equipos de reacción rápida para afrontar esta situación. [Llegada masiva de inmigrantes subsaharianos]. Ayer mismo el Pleno del Senado aprobó por unanimidad una moción urgente en la que insta al Gobierno a que adopte medidas para frenar la inmigración”

La inmigración ha sido siempre un fenómeno social paradójico. Una marca de fábrica de nuestra condición humana que nos ha permitido llegar a cada rincón del planeta, casi siempre movido por un principio tan simple como contundente: ejercer el derecho de una vida mejor. Pero esto de la “vida mejor” es de una subjetividad enorme, que el perito que llevamos dentro tasa de forma muy particular.

Si vives con menos de un euro al día, la vida mejor que te puedes imaginar es tener lo suficiente para comer tres veces al día. Si tu país es gobernado por señores de la guerra, que invaden tu aldea, violan a las mujeres y cortan las manos a los hombres, tu vida mejor, sería simplemente alejarte de ello. Si tienes un trabajo estable, ganas para comer pero te han asaltado tres veces en el último año, la vida mejor puede ser, estar en un entorno seguro. Son exactamente las aspiraciones inmediatamente inferiores a la satisfacción de necesidades básicas.

Aspirar a una vida mejor es un proceso que no se detiene y emigrar no es más que alcanzar el umbral en el cual tienes que decidir si puedes encontrarla en tu país (provincia ó ciudad) o en otra parte. Cuando existen necesidades básicas satisfechas, casi siempre se intenta buscarlo en el país de origen, cuando eso pasa, la vida mejor es de otra índole: Por ejemplo, en mi país de acogida, el concepto de vida mejor para una familia media es tener dinero para llegar a fin de mes, no cargara con una hipoteca que se lleva el cincuenta por cierto del presupuesto familiar y tener horarios que le permitan dedicar más tiempo a sus hijos.

Así las cosas, la inmigración puede ordenarse, humanizarse e incluso desalentarse, pero no ignorarse o combatirse. Los países con altos niveles de calidad de vida, necesitan de muchas Patricias para mantener dicha calidad. Igualmente, las Patricias obtienen a cambio una oportunidad para “volver a hacer sus vidas”. El riesgo de no digerirlo socialmente, de no tutelar el proceso (sobre todo para determinar cuánto es mucha inmigración) y de pensar que la integración es algo natural; el riesgo decía, es el que los ciclos vuelvan y se produzca unos de los recurrentes intercambios de papeles a los que nos tiene acostumbrados la historia.

Are you lovin’ it?

0 pensamientos en “Haz tu Vida.

  1. Que pluma tan rica, me gusta como la usas metafóricamente para describir: Nariz Ancha, Labios extremadamente carnosos… pero ¿eso es sudamericano total? Quizá sea una buena mezcla para embutir y utilizarlo como emulsión de razas. (Recordemos que emulsión es el elemento que sirve para unir dos cosas que naturalmente no se unen, aceite y agua con el borax – caso del jabón de tocador).
    El sueño de todo inmigrante y el de cualquiera, creo que están en la búsqueda de lo que Antoine de Saint Exupéry expresó con la frase que más me ha tocado de su libro: Lo esencial es invisible a los ojos… y todos buscamos el reconfortante sentimiento de lo invisible, la paz interior (tranquilidad como le dices tú). Quizá me fui por la tangente, pero en definitiva quizá quiero que se advierta que la búsqueda de ese sueño si se canaliza, como tu bien aportas con tu post, es una relación ganar-ganar (W2W).

  2. Hola Xtreme… si nos es por ti, no me doy cuenta que coloqué suramericano en lugar de caribe. Arreglado ya. Es que esto de escribir de a pedacitos en los ratos libres que te deja el día, hace que a veces se pierda la coherencia de tanto tachar y borrar.

    Creo que el inmigrante (me incluyo), realmente, realmente, no tiene muy claro que es “mejor” cuando decide partir a buscarlo, pero tiene la seguridad de que lo reconocerá en cuanto lo vea 😉

    Un Abrazo
    Ocatrapse.

  3. Palabras benditas, así es… “al encontrarlo”. Mayor fuerza y razón en una oración que en la redacción de toda la prensa de cualquier nación.