Fume tranquila.

Ante Dios ella tenía coartada, pero no ante el camarero de esta mañana soporosa, que se reveló como un espía celestial y le sirvió el café con un dejo de compasión: Fume tranquila hermana, que no he visto a ninguna de las suyas por aquí. Y es que, como se sabe, hay pocas cosas tan difíciles para una monja, como fumar de incógnito, por más que haya dejado el velo en reposo y opte por una falda.

Las monjas fuman; y mucho. A dosis acorde con su contextura, las gordas fuman más, y en medio de un ahogo de ansiedad, martillan en el cenicero la colilla agonizante del primer cigarro, en lugar de utilizarlo para encender el segundo, sólo por experimentar el placer-ritual de oír el yesquero al parir el fuego. Como todo lo prohibido se hace en exclusiva, sólo les queda el recurso de clavar la vista en los dulces expuestos en el mostrador, para mantener el anonimato de la culpa.

Aunque parezca profano, se me antoja pensar que muchas lo hacen -eso de salir disfrazadas (sin hábito) a la calle- para ver si, como les está ocurriendo últimamente, dejan de ser invisibles. Ellas se han hecho conscientes de que están en medio de una crisis demográfica y que las candidatas modernas a ser llamadas por el Señor, navegan por Internet, envían sms, han visto a un hombre desnudo y llevan pantalón. Con lo cual, reclutar candidatas con el anacrónico hábito monjil, es lo más parecido a perder el tiempo.

La compasión femenina ha dejado de ser el monopolio de las congregaciones religiosas. Así, una división de voluntarias sin velo y sexualmente activas, libra batallas contra el hambre infantil, las enfermedades adultas y la soledad de los ancianos a lo largo y profundo del mundo. Curiosamente movidas, según dicen, por un terremoto espiritual, por un llamado especial, aunque auspiciadas esta vez por un montón de oenegés.

Probablemente, la dupla de motivaciones que quedan en activo para meterse a monja, sobrevive penosamente en los países del cuarto mundo. Donde, o bien lo hacen a lo Herzberg, por motivaciones higiénicas y así huir de la miseria, o por motivaciones espirituales, enfrentándose a ella desde sus entrañas y enseñándole los dientes.

El enfoque de la espiritualidad en este siglo es de lo más ecléctico: Más que un encuentro, se puede comparar con una búsqueda. Una, más dada a la libertad que al encierro. Más proclive a la trasgresión que a la disciplina. Más espontánea e íntima que liturgica. Y más nada, que no soy muy dado a la anáfora.

A mí las monjas me inspiran un profundo y honesto respeto. Imagino que en el primer mundo es muy difícil ser monja, sobre todo si se puede no serlo. Quiero decir, si se puede optar a servir al prójimo, que técnicamente es servir a Dios, y a la vez vestir a la moda, encontrar lo divino en un orgasmo y sobre todo, poder fumar tranquilo un sábado soporoso por la mañana.

10 pensamientos en “Fume tranquila.

  1. Claro, se puede martillar la colilla en el cenicero, o mejor aún, triturarla bajo la suela del zapato. El asunto es ¿cómo hacer desaparecer el olor que inevitablemente queda levitando en el aliento?
    A menos que sea una monja creativa y se tome un par de tragos de ginebra o vodka, bebidas nobles que no dehan rastro. ¿Si quitan el olor a cigarrillo? En verdad no lo sé, pero se siente tan rico, que después termina importándote un bledo si hueles o no.

    Tu artículo amerita reflexiones más profundas que en este momento no estoy en condiciones de elaborar, de ahí que me haya ido por la generosamente fácil salida de la fumada a hurtadillas.

    Un soterrado saludo con filtro, por si las toses.

    Palas A.

  2. Es tiempo de evolución. Ahora bien la iglesia católica, se adaptara. Bueno por eso promueven a los Laicos. Definitivamente es óptimo para ser discutido más profundamente.
    Y acertaste con respecto a mi búsqueda.

  3. No es cuestión de mojarse o no, dear friend.
    Simplemente, es un tema que tiene sus bemoles. Particularmente, creo que Servir a Dios tiene muchos caminos. Cada camino tiene unas normas a las que podemos llamar ventajas/desventajas en términos meramente terrenales.

    Si elijo servir “oficialmente”, es decir, en Su Nombre ¿cómo me presento con un hábito y un puro en la boca? (O las huellas evidentes de que en dicha cavidad hubo un tabaco)
    Es como poner a un calvo como representante de ventas de un tónico capilar, o a una anciana de 85 años, a vender tangas en Copacabana.

    Simplemente, no pegan ni con cola el producto y su representante!

    Por otra parte, errar es tan humano! Y pretender que la vocaciòn a Dios genera per se la conducta de “santidad” es poco realista: ¿Cuántas Madre Teresa hay en la historia de la humanidad?

    Más aún: Quién dijo que el servicio a Dios consiste sólo en ayudar al prójimo? Creo que en algunos casos le haríamos un mejor servicio a ambos, si nos ocupáramos de mejorar nosotros, antes de intentar ayudar a otros. No se puede dar lo que no se tiene.

    Una de las personalidades de mi alter ego, que es bastante cínica, piensa que, en una época donde la gente paga para escuchar a charlatanes gritando !Aleluya, Gloria a Dios, pare de sufrir, etc !
    es preferible dejar que cada quien siga su camino y que se den los tortazos que deban darse.

    No se puede convencer al alcohólico de que beber es malo para el hígado, si por la otra oreja alguien le está diciendo que hay unas pastillitas que son una maravilla.

    En fin! es un tema que siempre me ha provocado unos diálogos con mi alter ego, que ríete de Platón!

    Confusamente certera o viceversa,

    Un abrazo
    Palas A.

  4. Hellouses:

    Muchas gracias Palas, aunque lo de mojarse estaba más referido a un me dejan en ascuas. Es decir, con las opiniones de fondo pendientes. Aunque realmente cuando uno escribe, se lleva sorpresas, porque no siempre llega al punto que uno esperaba, sobre todo por la falta de retroalimentación instantánea que da la conversación, aunque con esta tampoco se está exento de entender mal o lo que no es.

    Bueno. A mi lo que me preocupaba era la supervivencia de una esencia que considero muy necesaria: La compasión femenina. Pensé en las monjas, porque fue el punto que desencadenó la reflexión. Como siempre, cuando comienzo con una escena, existe una altísima probabilidad que la haya vivido. Como en este caso.

    Lo que me preocupa, es que se les hace cargar con un peso de forma absurdo. ¿es que no son compatibles las naturales debilidades humanas con las elevadas y también naturales virtudes? (que dicho sea de paso son casi todas femeninas)

    Y luego, muy, muy al margen. (pero que muy). ¿Por qué será que la compasión suele ejecutarse en la práctica auspiciada por una divinidad? Es decir, externalizamos el origen de la misma. Es compasivo por la gracia de Dios y no por su naturaleza humana. ¿No será que eso es lo que hace incompatible el cigarro, el sexo y los otros vicios humanos con el montón de sus virtudes.

    Ya.
    Besos.

  5. Pues has dado en el clavo: Todo lo que de compasivo, bondadoso y elevado tiene o manifiesta el hombre (apelativo genérico que incluye a la mujer) tiene su fuente en la Divina Gracia.
    Lo que llamamos “errores” son producto de la personalidad. Es tarea del hombre acallar a su personalidad para poder oir “la otra voz”y funcionar desde allí.
    Entre tanto, seguimos manifestándonos, hombres y mujeres, desde nuestra personalidad imperfecta, en la búsqueda de la verdad interior. En ese entre tanto, a veces se escapan rayos de luz que provienen de nuestra parte Divina, y es cuando nos dedicamos a hacer algo que vulgarmente llamamos “bueno”.
    El quid está en descubrir si hacemos el bien por el bien en sí, o si lo hacemos porque acallamos nuestra conciencia por las faltas cometidas, o porque está de moda, en cuyo caso es un “bien” … empañado???
    No sé.
    Ahí te dejo mis reflexiones y mis dudas existenciales. No sé qué hacer con ellas, así que si les encuentras algún uso, dispón de ellas, nomás.

    Profundamente confusa,

    Palas A.

  6. Ahora el profundamente confundido soy yo.

    Malo dentro, bueno fuera. Entonces por qué buscar en el interior, si sólo está allí lo malo. Amanecí literal yo.

    Ya nos desviamos, pero bueno, por una vertiente interesante.

    Besos.

  7. Ufa!
    “Malo” = manifestaciòn de la personalidad, la hechura humana; “Bueno” = la esencia interna, lo Eterno del hombre, lo que realmente Es, pero que no sale porque lo externo (personalidad) suele estar en control de nuestros actos.
    Qué crees que tenía en mente Sócrates o su discípulo Platón ( vaya usted a saber quién, porque aún no se han puesto de acuerdo sobre quién dijo qué) cuando nos dejó su “Conócete a tí mismo”?
    Busca la sabiduría…
    Somos estudiantes de una escuelita para niños (almas?) retrasados ¿o crees que estamos en este vil planeta llamado Tierra… por otra cosa?

    Espero no haberte confundido más.

    Un beso
    Palas A.

  8. Comencemos, a ver….Jesús en las bodas de Canaan ( si me equivoco al mencionar el lugar de la boda, me disculpan), multiplico el vino, para qué? para aprender que “ser y estar feliz y disfrutar” es bueno, en lo que Dios quiere de nosotros, a pesar , de que no sabemos que pasará mañana. ” Jesús sufrió tres días, los años anteriores, recorrio mundo, conocio gente, conocio culturas, etc.” Entonces, porque nuestra monja, no puede fumar tabaco rubio???

    Magdalena, mi querida Magdalena, fué amada y perdona por Jesús, por abusar de un vicio o tal vez de una necesidad? para sobrevivir, no sé, dura epoca.

    He visto a gente común ejercer amor a su comunidad día a día, por decadas, sin esperar nada a cambio.
    He visto a sacerdotes, que fuman y van de jeans y zapatos de goma, que muchos no reconocerián en la calle como tal, cambiar a comunidad delictiva a una comunidad trabajando por su bien y el del projimo, hacer a esa comunidad feliz y recordarles su niñez perdida, aunque sea en carnaval. pero tambien vi…como horrorizados los “altos” de la banda eclesiastica, lo mandaron a vestir de elegante, subir a coches BMW, para obedecer su voto de…obediencia¡¡¡
    Jesús comenzó en burro, esa labor, si mal no recuerdo.

    He visto por otros lares, como van sacerdotes fumando, picando el ojo o lanzando miradas tan ardientes como el fuego, sobre una chica, dentro de una iglesia, iban total y elegamente vestidos de cura.

    La sociedad “avanzada” siempre señalará la paja primero en el sexo femenino, antes de ver la columna que tienen los hombres metida en el ojo “. ¿ Cuando encontraremos el termino, que no este, entre el machismo y el feminismo?

    Mientras continuemos diciendo: que la mujer esta mejor preparada para atender la familia-abandona el trabajo-más bajo sueldo y el hombre es un “cazador” casado-mejor pagado, estamos en el mismo camino no muy distante de las cuevas, sólo que ahora llevamos ropa de marca y much@s van a la universidad y hay computadores, y tienen los mismos “derechos”..ja¡¡

    En muchas ocasiones, hay gente que ayudando, logra conocerse más a si misma y de que está hecha por dentro, eso es lo que he visto.

    Hemos avanzado o sólo es una mascara?

    ¿ Cuando encontraremos el termino, que no este entre el machismo y el feminismo?

    Aclararnos por dentro es de veras : apremiante… ayudarnos a nosotros mismos, como dice Palas, es apremiante.

    Cuando quieras, señorita monja, fumaremos a duo, yo te invito¡¡¡ Ya entregaste tu oportunidad de ser mujer-madre… y tienes altas posiblidades de miomas,nodulos en los senos y toda la parafernalia médica, por no haberle dado uso a tu derecho de ser ” una mujer”, así que fuma feliz¡¡¡

    Les dejo a seguir una labor que ya comencé y me atrapo esta lectura. Saludos.

  9. Amigo Faro: Tus palabras hacen honor a tu apelativo.
    Gracias por la reflexión, que comparto plenamente.

    Abrazos a todos y feliz fin de semana!

    Palas A.

Los comentarios están cerrados.