Las mujeres que “se están muriendo”

Soportaban una elegancia tan poco habitual para un viernes por la mañana, que daba la impresión que sus trajes los llevaban puestos a ellos y no al revés. Uno tenía cara de corbata y el otro un peinado de paltó inconfundible. Eran los comentaristas de prensa. Al parecer, unos jubilados de derechas que, aprovechando los rigores del insomnio, se plantan muy temprano a comentar los titulares de prensa exhibidos en el quiosco, con la misma naturalidad de quien se encuentra a un conocido por casualidad. Una casualidad que se fue revelando costumbre durante las dos semanas que me vi obligado a comprar la prensa allí.

¡Que personajes! Más de una vez disimulé ver algunas revistas, para deleitarme con su tono ecuánime y circunspecto, mientras hablaban de la pesadilla iraquí, la píldora del día después o el alto precio de la vivienda. Era como escuchar la opinión de la calle, sin el filtro de un editor. Pero ese viernes hablaban de María, una mujer maltratada, una víctima más de la controvertida violencia de género. María era distinta. Tenía como particularidad, el que llevaba en un papelito, la bitácora de las palizas que le daba su marido, con fecha, hora, lesiones y motivos. Éstos iban desde un seco y breve llegó borracho, hasta un desafortunado hoy porque perdió el Real Madrid.

Por primera vez los miré. Quería saber su opinión. Estaban muy acompasados en su labor matutina -entrelazaban sus comentarios sin estorbarse- pero esta vez mis comentaristas perdieron todo el encanto:
– ¿Qué te parece esto de las mujeres que se están muriendo?
– Bueno, la verdad es que es un fenómeno muy curioso.

Fenómeno curioso. Me esperaba cualquier otro calificativo para esta tragedia social que está golpeando a España, pero nunca uno de una originalidad tan inmisericorde.

En lo que va de año, han muerto cerca de cuarenta mujeres a manos de sus parejas sentimentales y me da la desafortunada impresión que no serán las únicas. Igualmente, existen mujeres que van muriendo cada día, por culpa del maltrato físico y psicológico llavado a cabo por sus hombres y familias. El gobierno ha aprobado una nueva ley que endurece las penas para a los maltratadores, por la vía de la discriminación positiva, y aún así…

A ver, aquí existen excelentes campañas de sensibilización (concientización) para casi todo: Una cruda y directa para evitar accidentes de tráfico; una de vanguardia para combatir las drogas, otra para que los hombres ayuden en las labores de la casa, para que no abandones mascotas y hasta una para que que no te comas los peces que no tengan el tamaño adecuado. Pero no hay ninguna campaña oficial de gran alcance que le diga al maltratador y al asesino, en los intermedios de los partidos o en las vayas de camino a casa; en claro y simple castellano: No le pegues, no la mates.

No soy sociólogo, ni experto en este tipo de tristezas sociales. Pero intuyo que la solución requiere de la participación de todos los ciudadanos. Cuando tenía unos cinco años, escuché una conversación entre hombres mayores, en la cual justificaban el pegarle a las mujeres, para tenerlas bajo control. Cuando le pregunté a mi padre, éste me soltó una frase sucinta: A las mujeres ni con el pétalo de una rosa. ¿Entendiste? Dije que si, porque quería irme a jugar. Pero esa frase quedó grabada muy bien en mi cerebro hasta que tuve edad para comprenderla. Ese acto de prevención tomó dos segundos. Es un ejemplo tipo de la necesaria responsabilidad social a la que me refiero.

– – –
Parte de guerra:
Un hombre prende fuego a su mujer en plena calle
Mata a su mujer en Barcelona
Degollada por su marido en Gran Canaria
Joven de 18 años mata a su novia de 15
Mata a su mujer a puñaladas
Un hombre mata a su esposa en Canarias
Mata de un hachazo a su mujer
Un anciano asesina a su mujer

9 pensamientos en “Las mujeres que “se están muriendo”

  1. El verdadero desarrollo de los países se puede detectar observando cómo tratan a niños, ancianos y animales, por ser estos los grupos de seres más indefensos, en ese orden.

    Como diría la filósofa Mafalda, “No es que el hombre sea un animal de costumbres, sino que de costumbre, el hombre es un animal”. La insensibilidad de los españoles es parte de su idiosincrasia.

    Si quieres corroborarlo, sólo lee a Fernando Díaz Plaja: “El Español y los 7 pecados capitales”. Tiene unos cuantos añitos el libro, pero como sabrás, los perfiles de motivación cambian (si acaso) muy lentamente y siempre si hay algo que lo propicie…

    Tus personajes “comentaristas de quiosco” y su insensibilidad (que no maldad) están igualmente retratados en ese libro…

    Un abrazo
    Palas

  2. Querida Palas.

    Ya pedí el libro, me has convencido, leerelo en vacaciones, aunque con estos calores…

    * * *
    Ahora, lo que no me convence es, pues, a ver… no me puedo creer que tantas muertes sean una casualidad. Que no lo estén estudiando científicamente. Maltrato a la mujer, pues siempre ha, lamentablemente, existido, pero es que le caen además a hachazos, las queman… etc.

    Un Besote.
    Oca.

  3. Por lo menos allá se hace público y se tienen las estadísiticas, eso ya es un primer paso para solucionar el problema.

  4. Pues el caso querido Oca, es que el estudio debe ser en primera instancia legal.
    ¿Cómo funciona el sistema judicial en España? ¿Qué leyes existen de protección a la mujer y al niño?
    En eso, los EEUU nos llevan a todos años luz, aún con todas las imperfecciones del sistema, porque allí hay leyes e instancias donde la mujer maltratada puede acudir y es asistida ella y sus hijos, y a los maltratadores de oficio les sale orden de alejamiento o cárcel, según sea el caso. Se hace todo para evitar la continuidad del maltrato.

    En España, según veo en TV, además de la ignorancia es el miedo lo que inmoviliza a una mujer en su casa, a expensas de ser muerta a palos por su pareja, el no tener a quién ni dónde acudir.

    Tampoco hay voces que de una forma constante despierten la conciencia social y legal hacia este problema.

    Valga entonces la crítica hacia los “periodistas” (????) que consumen horas y horas hablando de los cuernos de la farándula en vez de hacer de vez en cuando algo productivo… Pero claro, la labor social no tiene tanto rating como los reclamos de paternidad que reciben a diario algunos señores que por su edad deberían estar recibiendo reconocimiento de nietos y no de hijos, pero eso es otra historia.

    Besos
    Palas

  5. Como en muchas otras cosas, España está respondiendo sobre la marcha a los problemas de las sociedades “modernas” que se le van presentando.

    Y esto le da ciertas ventajas y no ventajas. La ley contra el maltrato doméstico, apenas está entrando en vigor pero deberá superar primero un debate social acerca de la discriminación positiva. Es decir, no da protección al hombre maltratado.

    Lo que pasa es que aunque hay órdenes de alejamiento, como en USA, el hombre de las obvia como le da la gana. Lo último que es están inventando es un brazalete que le avisa a la víctima si el asesino está cerca.

  6. La violencia sólo engendra violencia quizás por eso, muy dentro de mí, puede que no haya querido tener hijos.

    Antigua víctima de malos tratos psicológicos, emocionales, y físicos.

    (hoy no me encuentro bien y por eso no escribo más)

  7. otro tipo de discriminacion de clase es que s epiense que esas cosas solo suceden en hogares pobres, o de poca educacion, los informes en mi pais aregntina, siempre tienden a la clase obrera pero nunca se fijas que los golpeadores estan en todas las clases, asi como los padres violadores o familiares locos.
    aca es muy comun en la clase alata o media ques e esconda todo eso.
    mismo ayer a la noche en el noticiero aparecio quehecharon a un niño de unjardin de infantles muy caro, porque andubo denunciando su madre que su profesor de musica los maltrataba y violaba.
    LO hecharon al niño!
    luego con muesras fisicas pudieron darle la razony encanaron al profesor 20 años.
    osea. en la clase alta esta mal visto el hablard e esto. porlomenos en mi pais.
    saludos cordiales
    mint

  8. una artista que trabaja mucho con esto de las sociedades que ocultan situaciones diarias es BARBARA KRUGER, que mediante carteles de publicidad que les sustentan los organismos de derechos humanos,muestra lo que pasa. por ejemplo en un subte de NY habia uno que eran un monton de hombres llendo a trabajar con portafilios, y en rojo llamativo encima de ellos decia:

    el 80 % de ellos esta en desacuerdo con el aborto.
    el 100% no puede tener bebes.

  9. Welcome Mint:

    Fíjate, mientras preparaba la nota, busqué información sobre esta catástrofe en mi país. (Venezuela) Y pues nada. No podía precisar los casos de violencia llevados con estadística oficial. Me interesaba mucho sobre todo porque al ser un país pobre, me podía hacer una idea. Y ver si el tenía que ver con el nivel cultural o socioeconómico.

    Pero consultando otras fuentes, he podido indagar que se da menos en los estratos pobres de lo que pensamos. (aunque también es cierto que se reportan menos casos) Lo intuyo porque el perfil del maltratador suele incluir estudios, buena posición económica, etc.

    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.