La gran decepción

Usted sabe que yo he mandado veinte años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1) La América es ingobernable para nosotros. 2) El que sirve a una revolución ara en el mar. 3) La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4) Este pais [La Gran Colombia] caerá infaliblemente en manos de una multitud desenfrenada, para pasar después a tiranuelos casi imperceptibles, de todos los colores y razas. 5) Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad, los europeos no se dignarán conquistarnos. 6) Si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, éste sería el último periodo de la América.

Simón Bolívar a Juan José Flores, un nueve de noviembre de 1830.

Me he topado – en la acepción más purista de la palabra – con esta crudeza premonitoria ya tres veces en una semana. Y por más que me he resistido, no me queda otra que publicarla, por más republicada que ya esté. Espero entonces sepan dispensarme.

17 pensamientos en “La gran decepción

  1. Es impresionante la sabiduría y la inteligencia abrumadora que tenía ese hombre.
    Y algunos se atreven a llamarse sus hijos. Que ironía.

  2. Bueno, qué ocasión más propicia para revelarse este pequeño fragmento de la más preclara sabiduría.

    Oca, si me lo permites -aunque no tengas los derechos de autor- me tomaré la libertad de reproducir esta magnífica obra de premoción entre muchas personas.

    Marsupio

    P.D.: Pues me he encantado tanto con esta iniciativa que pronto pronto inauguro mi propio weblog. Esperaré pues tus comentarios siempre sazonados con sabor. (Se llamará Relatos Marsupiales)

  3. Perdona Oca que use este comentario para informártelo, pero ya tengo mi blog. Te invito con mucho cariño: marsupio.blogspot.com

    Ahí voy aprendiendo,

    Saludos,

    Marsupio

  4. Pues sí, Oca, gracias por el recordatorio de que en todas las épocas han existido los Rasputines premonitores del acontecer más allá de lo previsible para sus respectivas fechas.
    Como diría Quino por boca de Mafalda, ¿el hombre es un animal de costumbres, o es que de costumbre, es un animal?
    Quosque tandem Catilina abutare patientia nostra!
    Feliz fin de semana… si las circunstancias y los gases lacrimógenos nos los permiten a algunos.
    Palas

  5. Y yo me pregunto, cual es la responsabilidad moral e histórica, que tenemos los que estamos fuera de nuestro país, por razones, meramente económicas.
    Creo, que los que allí se quedan, merecen mucho mas a Venezuela, que los que salimos, por una u otra razón.
    Me cuesta conciliar el sueño, pensando que quizás, y digo quizás, seria mucho mas útil allí, luchando por una mejor Venezuela.
    Reflex

  6. Creo que ese es el eterno conflicto que surge en la ambigua frontera entre el concepto de exiliado y emigrado. Curiosamente ambos conceptos asocian las razones de la salida, a motivos políticos. Y casi nunca económicas o de superación personal. En todo caso, juzgar sobre si se merece o no un país, está cargado de muchísima subjetividad. ¿lo merece quien no piensan políticamente igual que tu? ¿lo merece un pelotero que que hace toda su carrera en el exterior?

    Creo que pensar en ello, justo en el caso de un país en crisis, es fortalecer una exclusión que con toda seguridad, no ayuda a mejorar la situación.

    Pienso que los millones de nacionales de américa latina, europa del este y áfrica, que emigran hacia USA y Europa, y trabajan como posesos para enviar dinero a sus familiares en sus países de origen, si que lo tiene claro. Se lo merecen y con creces, no importa la opinión de los demás.

  7. Para: Reflex y demás exiliados, emigrados y otras especies humanas fuera de su tierra natal:

    A veces somos víctimas de nuestro propio ego y fantaseamos con ser salvadores de nuestro país, de otros países, del planeta, de las ballenas, de lo que sea.
    En lo particular, creo que hace falta más coraje para lograr la superaciòn personal de nuestra forma de entender el significado de la vida, y cómo y para qué la usamos, que para caerse a tiros con los dictadorzuelos de turno que pululan por el mundo.

    A nadie beneficia que otros se frieguen la vida por una solidaridad mal entendida, y quienes se la friegan, es porque sencillamente les tocaba. Nada es casual, el Universo es perfecto!
    Eso no quiere decir que nos volvamos insensibles e indiferentes ante el sufrimiento ajeno, sino que de nada sirve lanzarte al agua a salvar al que se está ahogando…. si tú no sabes nadar; en todo caso, lo que sí debes hacer es gritar fuerte, hasta que los que sí saben nadar acudan al rescate.
    You got it?

    Exiliada y desde mi balcón del Olimpo,
    Un abrazo,
    Palas

  8. Lo siento Palas y Ocatrapse, but You did not get it.
    Hay cosas y momentos históricos que trascienden y no me refiero a los que emigran, por razones de pobreza profunda, o a los jugadores de Baseball.
    Lo siento de nuevo but, You did not get it
    Pienso que en el mar de lo correcto, todos sabemos nadar.
    Saludos

  9. en lo que a mí respecta no lo he cogido. Hay cosas que entiendo mejor compartieno un café en tazita de peltre y explicadas poco a poco. Ésta es una de ellas… espero haya la oportunidad.

    Con respecto a lo correcto. Pues no sé. Lo correcto para la mayoría de los individuos no es más que una tendencia. El nado a través de lo correcto puede ser absolutista, democrático, caprichoso, tenaz, despidado y hasta injusto. Porque el convencimiento de estar haciendo lo correcto está dentro de cada individo. Hay muchas acciones despiadadas que la gente realiza convencido de estar haciendo lo correcto. Pero todo en mi humilde opinión. Por lo pronto me has dejado tarea para pensar…

    Un abrazo. 🙂

  10. Yo creo entender a Reflex, pero tampoco estoy segura del significado profundo de sus palabras… Ciertamente discutir estos temas es más agradable y educativo frente a una tacita de algo… Espero tener la oportunidad de compartir con ambos some day..
    Cariños,
    Palas

  11. Si Palas, ya la había visto, se fue con z, con lo cual, entonces prefiero:

    Taza y quedamos en paz. Ese diminutivo pierde charm con una c tan poco elegante, metida allí como de contrabando. La ley no siempre es justa.

    Oca.

    PD: Bueno Reflex, ya somos dos, para cuando se pueda.

  12. Querido Oca, no seas quisquilloso!
    Siendo la tuya una tazita de peltre, me pareció innovador y creativo de tu parte establecer la diferencia ortográfica, porque a la que yo hago referencia es a una exquisita tacita de la más fina porcelana china (también puede ser inglesa o de Bavaria). Tu sabes, veleidades mías.
    Por las dudas, también podemos tomar algo en un vaso, o una copa y ya!
    Un beso
    Palas

  13. ¿De cuál América, la del Sur, la Central? Emigrar, ¿hacia dónde?
    Ciertamente la humana y legítima necesidad de buscar una mejor calidad de vida, siempre ha existido y posiblemente existirá. Pero algo es cierto: También tiene su buena dosis de sinsabores y desengaños. A modo de ejemplo, sólo con el ánimo de provocar comentarios y reflexiones, comparto lo siguiente:
    Conozco gente joven, graduados universitarios y con posgrado, hijos de españoles para más señas, que en busca de mejores horizontes “emigraron” a la tierra de sus padres, dejando atrás trabajos bien remunerados e interesantes, con futuro, pues.
    Believe it or not, están trabajando en McDonalds, luego de tocar tantas puertas que ya hicieron callos en los nudillos. Su auto estima no está muy bien que digamos, pero aguantan con la esperanza activa de que eventualmente las cosas cambiarán y podrán ejercer profesionalmente. ( Es obvio que para servir papitas fritas y hamburguesas de plástico, no hace falta un Master, por más sofisticada que pretenda ser una franquicia)
    Resulta ser que, por una parte, el mercado de trabajo en ciertas áreas está bastante restringido, y por la otra ( que no sé si será la primera) existe un sentimiento de rechazo o animadversión hacia los “emigrantes”, no importa si por derecho, o por nacimiento eres del terruño.
    Así que llegados a esta intersección existencial, una se pregunta qué vale más la pena, vivir de rodillas o morir de pie.

    El oráculo no me ha dado respuesta, yo tampoco la tengo.

    Confundida y meditabunda,
    Palas

  14. Parte I:
    En relación al contexto histórico de lo escrito por el desilusionado Libertador, se refería a emigrar de lo que los políticos de la época llamaban América Española. ¿Hacia dónde? A Europa.

    Parte II: (la de la polémica.)
    Vuestra pregunta final, es un recurrente clásico de las sesenta y cuatro mil lochas (Bs. Ocho mil a principios de siglo XX) Está en la cabeza de todos.

    Los motivos de una migración pueden ser tan variados como vidas emigrantes haya. Por lo tanto, en mi humilde y respetuosa opinión, es poco constructivo concentrarse en el por qué. Creo que ayuda más hacerlo en el cómo. Quiero decir, tomando el ejemplo dado de universitarios + posgrado + bien remunerados + trabajos interesantes + con futuro, pues la gente se preguntaría claramente, por qué estos jóvenes chilenos quieren dejar su país (asumo que son de chilenos, porque es el único país de latinoamérica que se me viene a la cabeza donde, a duras penas, se podría dar una combinación como esa) 😉 Tomando dicho ejemplo decía, parecería una locura abandonar el terruño. ¿cuáles mejores horizontes podrían estarse imaginando? Pero podría suceder que a estos jóvenes, les moleste, no se… el transporte público de su país. Y decidan irse. Vamos, que los por qués son un océano. ¿Recuerdas el primer capítulo de Robinsón Crusoe, donde el padre intenta convencer al chico que no se vaya? pues más o menos así. Aunque no sobra aclarar, que éste no es un caso típico. El grueso de los inmigrantes lo son por razones económicas/sociales, que no por incomodidad cultural.

    Ahora, una vez tomada la decisión, la gente suele desenfocarse de la logística y concentrarse en un tipo de nostalgia de futuribles. Creen ciegamente en su El Dorado y una especie de fiebre del oro les apodera. Y tan siquiera realizan un análisis de los posibles destinos, un seguimiento informativo de las condiciones sociales de los inmigrantes o de las oportunidades laborales de su profesión. Vamos, un análisis costo-beneficio vital. Si obviamos a los refugiados, exiliados y los desplazados por conflictos bélicos, yo me arriesgo a generalizar diciendo que la vida de cualquier emigrante es automáticamente y por diversas causas más dura, exigente y compleja, que la que pueda tener en su propio país. Y quien suele decir lo contrario, para bien o para mal, es porque está aún bajo el efecto del deslumbramiento inicial o simplemente están desarraigados.

    Emigrar es una empresa que debería tener características más de ataque que de huída. Porque la planificación de un ataque, siempre incluye la posibilidad de una huída y no al contrario. Detrás de un profesional en desgracia de una historia de fracaso, suele haber un sufrimiento más grande en la idea de volver derrotado. Porque allí se expone a sufrir de una crítica social despiadada, la de sus propios nacionales. Y entonces se dá el fenómeno que ya contaba en El norte es una quimera.

    Yo soy un re-emigrante. Y he tenido la oportunidad de aprender en carne propia un montón de cosas a punta de ensayo y… porrazo, en mis distintos procesos. Todos diferentes. Y el principal aprendizaje es dual: Hacer un esfuerzo conciente por adaptarte (que no integrarte, que es otro cuento) a tu país de destino y dejar suficientes piedras y señas en el camino para saber, integralmente, cómo volver a tu origen, cuando sea necesario.

    Besos
    Oca.

Los comentarios están cerrados.