Grace Hopper

Aunque no lo parezca, las computadoras se programan en un lenguaje muy cercano y afín al lenguaje humano, con instrucciones en inglés, fáciles de recordar, finitas y que siempre significan lo mismo. Todo esto se lo debemos a una mujer, Grace Hopper, la abuelita de la foto de al lado.

En la prehistoria de la informática, las máquinas se programaban a base de engorrosos comandos mnemotécnicos, paradójicamente difíciles de recordar |-|, y más familiares para las máquinas que para los humanos. A Grace, esto le debió resultar completamente ineficiente, total, como mujer entendía mucho de comunicación – ya que a diferencia de los hombres las mujeres tienen un área del cerebro especializada en el habla – y se dispuso a resolver el problema.

Grace nació en 1902, se graduó en matemáticas y física en 1928 y obtuvo un Ph.D en Yale en 1934. En 1943 entró a trabajar en el equipo que desarrolló el Mark I uno de los primeros computadores de la historia, y fue la primera persona que escribió un programa para esta máquina. Probablemente Grace fue también la primera programadora informática.

Para resolver el problema que les contaba, Grace se levantó una buena mañana y después de tomarse el café, se le ocurrió una idea rompedora, crear, como en efecto lo hizo, el primer compilador de la historia, el A-compiler, especialmente diseñado para tomar un programa escrito en “humano” y transformarlo en lenguaje para las “máquinas”. El lenguaje humano se llamaba Arith-Matic y el de máquinas, pues ya saben, una retahíla de unos y ceros que son lo que las máquinas entienden. Más adelante, y con la misma filosofía, Grace diseñó el Flow-Matic, del cual un comité, auspiciado por el departamento de defensa de los Estados Unidos, tomaría muchas ideas al diseñar, en 1959, el lenguaje Cobol, ese gran hermano por el que pasan los datos de casi cualquier persona que tenga una cuenta bancaria.

Es justo y necesario repetir: Casi todo lo que conocemos hoy en día para programar computadores está basado en el modo de diseñar introducido por Grace, que los inquisidores expertos llaman, eufemísticamente, lenguajes de alto nivel, muy seguramente para evitar hacer honor a una mujer. De lo contrario lo hubiesen hecho como se debe, inmortalizando al inventor con su invento, tal y como nos tienen acostumbrados: El Binomio de Newton, La transformada de Laplace o la pausterización de Pasteur. Vamos, es que hasta en casos tan tristes como el Alzheimer, le ponen el nombre del descubridor.

Finalmente quiero compartir una frase, probablemente apócrifa pero la mar de tentadora, que expone perfectamente el cambio de paradigma que supuso la contribución de Grace Hopper a la informática. Sucedió alguna anónima tarde en una sala de reuniones, de esas amuebladas con sillitas grises, muy populares en los años cincuenta. Justo después que Grace Hopper explicó su idea a los demás compañeros de equipo, estos pegaron el grito al cielo, reprochando al unísono, “But Grace, then anyone will be able to write programs!”

Nota del cartero: Se ha evitado deliberadamente, incluir tecnicismos para facilitar la lectura a los destinatarios no familiarizados con términos informáticos. Espero que lo informáticos sean benevolentes con esta aproximación.

3 pensamientos en “Grace Hopper

  1. Haciendo un poco de investigación muy rápida en mi blog favorito por mujeres y sobre mujeres en el mundo tecnológico (misbehaving.net) encontré el dato de que en 1969 a Grace Hopper le fue entregado el primer premio al “Computer Science Man-of-the-Year” (léase bien, dice hombre del año) por la Data Processing Management Association.
    También ponen allí este link: http://www.cs.yale.edu/homes/tap/Files/hopper-story.html pero no funciona…

  2. Otro dato más feo: en Microsoft parece que hay un equipo de desarrollo que se hace llamar “The Hoppers” en honor a Grace.

  3. En efecto. Mientras investigaba para la nota incluso encontré un destructor misilítico que lleva su nombre, el USS Hopper (DDG-70). Hopper llegó a ser almirante de la marina americana.

    Y hay muchos datos que por motivos de espacio no he incluído, como las anécdotas de como ella le explicaba a sus superiores el concepto de nanosegundo para hacerles entener porqué algunas comunicaciones por satélite eran tan lentas etc. Incluso se dice que la popularización de la palabra bug para indicar fallos se debe a ella, pues fue la que puso la nota en la bitácora de su turno.

    El punto sobre el honor que intenté introducir, es el reconocimiento clásico del mundo científico que ha sido históricamente vetado para las mujeres. Mi reclamo está basado en que su aportación fue determinante, innovadora y original en grado suficiente como para que su nombre se inmortalizara con el invento. Vamos que así como se dice pasteurizar, se pudiese haber dicho Hopperizar para indicar compilar.

    Probablemente sea un símbolo tonto, pero los humanos adoramos los símbolos. A los cometas les ponemos nombre también. Allí Linus fue más listo al nombrar a Linux. ¿vez? 🙂

    Nada, quería iniciar el año así.

Los comentarios están cerrados.