The “forward” based relationships

Mantener el “contacto” es ahora mucho más fácil, lo difícil es saber cómo está la gente.

Creo que el extremo de este tipo de paradoja es lo que yo llamaría “The Forward based relationships”. Estoy seguro que ya alguien debió haber inventado un nombre cortito y en Inglés para esta cosa (que tampoco sé si la he escrito bien en Inglés), pero viene a ser la tendencia a hacer reenvíos de emails a una lista de amigos, contactos o conocidos, con la esperanza que un correo que te ha llegado a ti le interesará a ellos. Todos lo vivimos, así que saben de qué estoy hablando. Éstos reenvíos tienen de todo, desde chistes, reflexiones, recetas hasta cadenas. El que esté libre de pecado…

Las razones son conocidas y válidas: el malsano ritmo de vida, el exceso de trabajo, las preocupaciones, los muchachos, la economía o simplemente flojera.
No queda tiempo para el mantenimiento de las relaciones como Dios manda y el forward se presenta como una opción, como un comentario de sobremesa, pero en una sola dirección. No estoy diciendo que esto sea malo ni bueno, sólo me intereso por el fenómeno, porque yo tampoco escapo a él.

Me atrevería a pensar que todo este asunto es un reflejo de nuestra realidad. Me resulta curioso ver que hacemos forward a gente que tenemos al lado, en nuestro sitio de trabajo, a tu novia, hermanos, a quienes en definitiva se lo podrías contar personalmente.

Intenté buscar estadística, pero no encontré. Así que apelé por preguntarle a mis conocidos cercanos. Miren lo que hallé: poco más o menos el 70% de los emails que mi muestra de 10 personas recibe, es forward. Me resultó altísimo, porque les pedí que incluyeran sólo el correo reenviado por gente que conocieran personalmente y obviaran el spam.

Es un tipo extraño de relación, porque hay que tratar de suponer cómo está alguien por el tipo de reenvíos que hace: Si son chistes, arriesgadamente asumo que está contento (o muy triste, depende del chiste) y quiere compartir, como es normal, su estado conmigo. Si reenvía cadenas o se hace eco de leyendas urbanas, sugiere un dejo de ingenuidad, y así más o menos hasta niveles bastante rebuscados. Aunque hay cosas fáciles, como saber que opina de sus gobernantes. En cualquier caso, como optimista que se respete, asumo que mi remitente me extraña y es su manera hacer un toque de contacto.

Finalmente, la sofisticación del asunto está en los reenvíos tipo bumerán, que vuelven implacablemente al remitente (¡y destinatarios!), como en los argumentos de las telenovelas, donde el protagonista es perseguido por su pasado.

3 pensamientos en “The “forward” based relationships

  1. Interesane reflexión. Lo que más destacaría de lo que dices es el hecho irónico que en lugar de utilizar Internet para mantenernos más en contacto con nuestra gente nos dediquemos a “hacer rebotar” toda clase de chorradas. En mi caso suelo ser muy selectivo a la hora de reenviar algo y no suelo hacerlo masivamente (toda la libreta de direcciones) sino sólo a aquellos a los que realmente pienso que les puede interesar el tema. Pero lo más triste de todo esto es ese sentimiento de decepción-desilusión que se te queda en el cuerpo después de ver que te ha llegado un mensaje de esa persona a la que echabas de menos en tu bandeja de entrada y resulta que el asunto del mensaje comienza por esas temidas letras: “FW:”

    Nike Laos

    PD: Me sentiría halagado si alguién reenviara este texto 😉

  2. Acertado comentario, pudieramos decir, que queremos hacer que avance la amistad ,al ritmo vertiginoso de la tecnología. Con lo cual, luego de abrir tantos Fw., quedamos embotados de tanta información visual, cuando en realidad, lo que necesitamos, es comunicación afectiva, una línea que por ejemplo rece: Cómo éstas?, Te extraño, Un abrazo…noticias de nuestro amigo, contacto o conocido.

    Pero como lo describe NIKE, “La decepción-desilusión”, llega con otro FW. Entonces tienes que decidir, si continuas en el toma y dame de los ya mencionados o te escribes una líneas y esperas a ver que pasa….en unas ocasiones corremos con suerte, pero en otras, se nos quedan los ojos del tamaño de un plato y decimos: “sino puedes vencerles, unete a ellos”.

    En resumen, necesitamos más tiempo para nuestras relaciones personales y recordar que éstas se basan en la buena comunicación…..pero prefiero recibir un Fw. que nada, ciertamente.
    Castor

  3. Cierto, cierto todo lo dicho y lo que se quedó en el tintero.
    En mi caso, a menos que se trate de gente a quien veo muy fecuentemente, recibo los forward de buena gana, pues casi siempre son chistes y por estos lados del Olimpo, las risas son un bien escaso.

    Cuando se trata de chain-of-fools’s forward, es decir, esas infames cadenas que usan el temor y la ignoracia como vehículo para amenazarte si las rompes, casi que gozo fantaseando que quien me la mandó debe sentirse muy complacido pensando que su basura sigue – gracias a mis buenos oficios – circulando en la red…

    Alerta maldecidores virtuales! Los muertos que vos mataís, gozan de buena salud.

    Me retiro a mis aposentos, a seguir observando cómo transcurre una buena parte de la vida de los mortales, frente a un des-ordenador…

    Palas Atenea

Los comentarios están cerrados.