comentarios inútiles

Y entonces viene Armand Mattelart, que no es el de la foto, y dice:

“La construcción del sentido no figura en el programa del ingeniero.”

Me cuesta digerir cuando gente como Mattelart, que sabe lo que dice y no habla por hablar, va y mete entre dos puntos una frase injusta; a mi modo de ver completamente innecesaria y que, además, falta a la verdad. Los ingenieros no hacemos otra cosa en nuestro día a día que construir sentido. Nos dedicamos a ingeniar cómo aplicar la teoría a nuestra realidad, a la sociedad palpable, a darle sentido práctico a algo que en su esencia no lo tiene y que tampoco buscaba tenerlo, sino que simplemente describía una realidad. ¿O acaso la construcción de sentido tampoco forma parte del programa de los físicos o los químicos cuando describen cómo funciona un sistema dado? Toda la ciencia, en la amplitud de la palabra,  es una eterna tarea de construcción de sentido, donde los ingenieros no sobramos, porque somos a quienes nos toca responder a la pregunta coloquial: ¿Y eso para qué sirve?

Pero lo que más molesta, es que esto figure a propósito de Claude Shannon, que además de matemático e ingeniero, montaba al monociclo, hacía malabares, le encantaba el ajedrez y tenía un sentido del humor que pa’ qué.

Y que no se diga que lo saco de contexto, aquí el párrafo original:

En 1949, el ingeniero y matemático Claude Elwood Shannon formula una teoría matemática de la comunicación. Su definición de la información es estrictamente física, cuantitativa, estadística. Se refiere, sobre todo, a «cantidades de información». Hace caso omiso de la raíz etimológica de información que denota un proceso que da forma al conocimiento gracias a la estructuración de fragmentos de conocimiento (MacKay, 1969; Dubos, 1970). El problema planteado guarda relación con el cálculo de probabilidades: encontrar la codificación más eficaz (velocidad y costo) de un mensaje telegráfico de un emisor para llegar a un destinatario. Este modelo mecánico, que sólo se interesa por el tubo, remite a un concepto behaviorista estímulo-respuesta) de la sociedad, perfectamente coherente con el de progreso indefinido que se difunde desde el polo central hacia las periferias. El receptor, de alguna manera, está condenado al estatus de clon del emisor. La construcción del sentido no figura en el programa del ingeniero. Hay un corte entre la noción de comunicación y la de cultura. (Extracto de “En Historia de la sociedad de la información”, de Mattelart  (2001), capítulo 3)


Esta se la debía a Shannon desde hacía más de 15 años. Mas tarde que nunca.
Crédito de la Imagen de Shannon: ECE, Universidad de Michigan.

casi se puede tocar

En el día de la fecha (más o menos) se lanzó al mercado un teléfono como nunca antes se había fabricado. Normalmente se dice eso del último lanzamiento de cualquier artilugio, pero esta vez fueron más allá y dijeron, en relación a la experiencia de usarlo, “es casi como tocar el software”.

Vaya las cosas que se dicen con tal de vender… tocar el software… no pude más que sonreír levemente, pero sin ánimo de burla, claro está. Con esos argumentos hay gente que se ha hecho infinitamente rica y yo no. Un respeto.

Pongámonos en situación: Primero, el software no se puede tocar, no se puede sentir. Sólo le están reservados sentimientos intangibles, como el odio. Casi nadie que haya estado expuesto al software alguna vez en su vida ha podido evitar sentir odio hacia el mismo. Es así. Segundo, lo que sí tiene el software es personalidad. Incluso podría pensarse que el software es digno de volición. Uno termina conociendo sus virtudes y defectos, su forma de tratarlo, lo que le gusta y lo que no. Pero definitivamente, lo más cercano que se puede estar de sentir el software es cuando éste se presenta desnudo, sin esos adornos estéticos que le recubren hoy en día para hacerle “amigable”, para transformarle. Cuando uno trata con un software así, a calzón quitao, es cuando realmente se podría decir que es casi como tocarlo.

Anticuado. Desfasado. Cuán Old-fashioned figura usted en esta nota “apreciado” cartero. ¿Qué pieza de software ampliamente usada puede quedar en este mundo hiperconectado que figure desnuda a los usuarios?

Pues más de las que podríamos imaginar. Sin embargo, mis favoritas, a mucha distancia, son las interfaces de usuario de los sistemas de reservas de viaje, pues son prácticamente las mismas desde 1960 cuando IBM se apuntó un gran tanto diseñando Sabre para American Airlines. Sin muchos miramientos, ni cambios desde entonces, Sabre, como ejemplo de estos sistemas, mueve hoy cerca de un tercio de las reservas mundiales, con tiempos de respuestas inferiores al segundo y manejando la astronómica suma de un mogollón de transacciones por segundo.

En este tipo de sistemas, el usuario se enfrenta a una pantalla limpia, sin absolutamente nada, sólo un cursor a la espera. En ella se escriben las órdenes al sistema y se espera la respuesta que, a su vez, hay que interpretar. Y nada más. Por ejemplo, si el usuario quiere ver la disponibilidad de vuelos en un día determinado puede escribir un 114DECFRADUB10A y darle al enter.

¿Críptico? Pues no mucho: 1 es el comando para decirle que lo que viene es petición de disponibilidad; 14DEC, está muy claro, día y mes; FRADUB, las tres primeras letras indican el aeropuerto de origen (Frankfurt) y las tres últimas el destino (Dublín); finalmente el 10A le indica que a partir de las 10 de la mañana. Todo en una línea. La rapidísima respuesta va de tres cuartos de lo mismo. Todo lo que necesitas saber en modo directo, en texto simple y ya. La magia de los formatos en acción. Una magia que poco a poco hemos perdido. Antes, en las cartillas de las cuentas de ahorro podíamos leer información de ese tipo sin problemas y aún hoy en día, cualquier recibo del supermercado la contiene de forma similar, pero no la sabemos leer. Precisamente, de uno de estos sistemas vienen acuerdos curiosos, como la codificación de los días de la semana, donde todos comienzan con su inicial en inglés, salvo el jueves que es Q y el sábado que es J. O que para indicar que todos los días excepto los que se indiquen se usa la X, por ejemplo, todos los días menos los Lunes sería un XM.

Y con todo ello, nadie toma un avión hoy sin que sus datos pasen por un sistema similar, aunque los sistemas de reservas para el público masivo los recubran con virguerías varias en la que aún los Millennials se pierden.

Pedirle cosas con texto a un software es lo más natural y habitual, es lo que hacemos, por ejemplo, con Google cuando usamos comandos:  define:amor ó #laventana, hora ó simplemente calculadora. Sin embargo, poco a poco, esta aproximación sigue cedido terreno a un mundo en la que hacer la menor gestión contra un software está enmarcada por un montón de opciones, botones y ruidos de avisos e información no solicitada que afean la experiencia. Tal vez el último vestigio de este tipo transparente de interacción basada en texto sea el SMS en los que aún puedes enviar, por ejemplo, ALTA al 79800 para ayudar a UNICEF.

En fin, creo que no hay que temerle a la desnudez del software esbelto, que con pocas cosas se puede escalar más que con esta aproximación, la gente no se siente incómoda con el texto plano si se le da sentido, sino, dígame usted cómo se explica el éxito del @, el # y los RT de Twitter.

Salud.